miércoles, 18 de enero de 2017

JUAN SIN MÓVIL (VII)

Bueno, voy a hacer algo de lo que no estoy muy acostumbrado: Voy a contaros algo sólo con letricas (recordad que me hice monigotero porque me siento más cómodo entre dibujos y papeles).
El libro "JUAN SIN MÓVIL" va fetén. Increíblemente fetén. Tanto, que da algo cosica contarlo para no quedar de exagerado.
La cosa ya empezó muy bien, con un finde fabuloso y una presentación en una sala de Teatro que se llenó en Bigastro. Siguió el Salón del Cómic de Zaragoza, donde se agotaron todos los ejemplares. Llegaron las Navidades, y no hicieron más que reponer en librerías porque volaban... muchos de vosotros podéis dar fe de ello.
Las ventas por internet también van fetén. La propia Fun Readers Editorial no da a basto para enviar pedidos... y en una web, de la que no quiero hacer publicidad porque siempre recomendaré pillarlos en la web oficial de la Editorial, llegó a ponerse en el puesto 21 de los más vendidos en una lista interminable. Es una web que vende y tiene todos los libros del mercado... bueno, realmente vende de todo.
Y a esto hay que sumarle que es lectura recomendada en Colegios e Institutos de toda España... imaginad todo esto... qué brutal.
¿Y sabéis qué? ME ALEGRO BARBARIDAD.
Y me alegro barbaridad porque cuando recibí el texto de José Vicente Sarmiento Illán supe al instante que era una historia INCREÍBLE y que, sobre todo, era el momento justo de contarla. Me alegra que también lo hayan visto tantos lectores.
Me alegro por Fun Readers... una maravillosa y volcada Editorial, hecha por una familia de profesores, que enseñan e inculcan grandes valores a los chavales a través de los libros ilustrados. Si no es para achucharles bien fuerte...¿eh? De verdad, no os perdáis todas sus publicaciones.
Ah... y también cuentan con un padre de familia, que tiene otra profesión alejada a la de profesor, pero entregado también a la causa. “Quiero que vean mis hijas las obras que saca su papá”, me dijo... y me ganó al instante.
Por mi parte, yo no estaba muy acostumbrado a hacer cosas para un público infantil-juvenil... y estos días no hago más que recibir correos, reseñas, WhatsApps, mensajes, fotos y demás... de lectores felices. También padres, tíos y familiares contentos de ver a los chavales tan encantados con un libro. Ya no sólo que se pregunten la necesidad de un móvil a según qué edad, sino que se enganchen y disfruten de tal forma con un libro. Esta parte lo dejo en privado... pero vosotros ya sabéis quienes sois. Creedme, cuando os digo, que estas son las cosas que hacen que adore y me apasione tanto mi trabajo... ¡¡GRACIAS!!
Y na, ya está. Siento de verdad toda esta chapa... pero era algo que creía que necesitaba contaros desde hace un tiempo.
Hala pues, seguimos con los monigotes. ;D

No hay comentarios: